Volver a lugares de interes

El lago Titisee.

El lago Titisee
El lago Titisee en invierno

Dice la leyenda que el lago Titisee debe su nombre al general romano Titus. Este general pasó por la Alta Selva Negra con sus legiones, y maravillado por sus paisajes le dio nombre al lago. No sabemos realmente si esta leyenda es cierta, pero lo que si conocemos es la belleza de este lago.

 

A principios del siglo pasado, solo un par de granjas rodeaban el Titisee. Hoy en día la zona es una verdadera estación climática con multitud de hoteles y hostales, y desde finales del siglo XX, en la reforma de municipios, pertenece a la localidad Titisee-Neustadt (esta última situada a 5 Km. del lago).

 

El Titisee es el mayor lago natural de la Selva Negra (el Schluchsee es mayor, pero es artificial), y tiene 2 Km. de largo y 700 metros de anchura. Tiene profundidades de 40 metros y está situado a una altitud de 858 metros. Está rodeado por el monte Hochfirst y por el monte Feldberg, de donde procede el río Seebach que atraviesa el lago, y cambia de nombre por el río Gutach.

 

En verano se pueden realizar todo tipo de deportes acuáticos: pesca, remo, vela, surf e incluso bañarse. Desde el embarcadero principal podemos tomar un barco que da la vuelta al lago, o incluso podemos pasear por senderos que lo rodean. En invierno el lago suele congelarse, y se puede patinar sobre hielo.

¿Qué ver? Ruta desde el pueblo de Titisee.

Desde la estación de trenes de Titisee os recomendamos dar un paseo por las orillas del lago, en concreto por la Calle Seestrasse y por la calle Strandbadstrasse-Bruderhalder (si podemos hasta el Hotel Alemannenhof, lugar idoneo para saborear un café y tarta de la Selva Negra). Además la comentada Calle de Seestrasse (literalmente Calle del lago), que ofrece unas vistas espectaculares, es la denominada calle de las tiendas, donde podremos comprar recuerdos o suvenirs de la Selva Negra o cualquier reloj típico de Cuco.

También os recomendamos tomar el barco que realiza un recorrido circular por el lago Titisee, lo que en alemán se llama Rundfahrten. Los barcos parten de la Calle Seestrasse junto al Hotel Maritim, navegan hasta el final del lago para dar la vuelta y regresar al punto de inicio. El precio ronda los 5 euros por persona. Existe una modalidad de para para tomar café y tarta en el Hotel Alemannenhof.

 

En verano, también existe la posibilidad de alquilar otro tipo de embarcaciones como donuts o incluso yates de lujo.